sentimientolector@hotmail.com

Mi vida: De mascotas, partos y tristeza


*Por problemas en la sección de comentarios tuve que re-postear esta entrada* 
  La semana pasada solo publiqué una entrada (referente a mi participación en NaNoWriMo) y claro que no es la primera -ni será la ultima vez- que por unos días me salte publicaciones, lo que tiene de diferente esta vez es la razón que me lleva a escribir esta entrada un poco más personal *espero no se aburran*.  
MI VIDA: De mascotas, partos y tristezas

   En una entrada de un premio al que fui nominada (este) les hablé por encima de mis mascotas, Burusa -mi coneja- a sido mencionada antes y es la luz de mi vida, pero esta entrada se tratará de Charlotte -Charlie- mi gata. 

   Cuando Charlie llegó a casa un día buscando comida mi mamá, aunque siempre había dicho que "nada de mascotas" le dio de comer, para luego encariñarse con ella al punto de dejarla dormir en mi cama y hacer el viaje de 30min-1hora hasta mi casa solo para alimentarla (Vivimos fuera de la ciudad y se nos hace mas fácil estar donde mi abuela, porque trabajo y estudio lo tenemos en la ciudad, generalmente solo andamos en buseta). Ella es una gata de lo más cariñosa, se deja tomar de las patitas, de la cola, y hacer infinidad de cosas que con otros gatos acarrearían más de un arañazo. Luego de unas semanas nos dimos cuenta que Charlie estaba embarazada ¡Felicidad inmensa! Solo que yo no me hacía mucha ilusión porque se que pueden nacer muertos y cosas de ese tipo.

    En fin, pasó el tiempo y hace exactamente un mes y 10 días llegaron al mundo 3 hermosos gatitos, mi mamá y hermana estuvieron presentes durante el parto, todo normal. Yo seguía sin hacerme ilusiones porque se que pueden morir a los días... eso hasta que pude ir a casa y verlos (creo que cuando tenían una semana). Me parecieron la cosa más linda del mundo, con sus ojos aún cerrados y su pelaje. Les pusimos por nombre: Oreo (blanco con negro), Nilo (cuerpo blanco y orejas-cola negros) y Fitzzy -el mío- (blanco con naranja). Mamá bajaba todos los días entre su trabajo de la mañana y el de la noche para darle comida a Charlie y checar a los gatitos.

    El viernes 6/11 bajé con mi mamá a "ver a los niños", viaje de rutina, ni siquiera íbamos a verlos directamente sino a buscar algo que necesitábamos. Charlie como siempre nos esperaba en la puerta a penas abrimos, dejé mi chaqueta en el mueble y fui adentro para verlos... les juro que esperaba ver sus caritas como siempre... o hasta no encontrarlos porque la gata los hubiera cambiado de nuevo... pero no eso.

   Mientras mi mamá estaba terminando de abrir la puerta al patio trasero yo entré al cuarto donde los teníamos, y justo en el cojín al que tenía que sonreír encontré ...no se como decir esto... Oreo estaba muerto. Ojalá hubiera sido que solo no respiraba, hubiera sido un poco más difícil notar que estaba muerto, pero como lo encontré créanme que no había dudas (fuerte: solo estaba la mitad inferior de su cuerpo, y una pata superior), los demás no estaban, llamé a mi mamá y ella quedó horrorizada, lo envolvió y lo llevó a fuera, y comenzamos a buscar a los demás pensando que habían sufrido igual. Por suerte estaban tras el congelador acurrucados y visiblemente alterados. 

   Desde ese día están con nosotros en la casa de mi abuela, mi mamá le agarró rencor a Charlie porque por lo que hemos leído, las gatas son capaces de matar a sus crías, de esa forma... yo no quiero tenerle rencor porque se que es natural, la ley de la vida, así son los animales... *personal* es solo que es un poco difícil cuando cada noche al cerrar los ojos me pongo a pensar en él y en si pudo haber una manera en que no sufriera, si hasta escribiendo esto estoy teniendo "problemas"*. 

   Si hasta las ganas de escribir para el reto NaNoWriMo se me fueron -estoy en eso-. Por suerte no todo es tristeza: Ese mismo día a mi hermana -afectada por la noticia- sus compañeros de escuela le ayudaron a buscar un gatito callejero a la salida, es calculando solo unos días mayor que los otros así que se llevan muy bien, es un amor. Ahora yo les estoy dando comida -leche especial que compramos en el veterinario, porque como era de esperarse aun necesitan leche- porque soy la que está en casa todo el día.

   Aquí esta, la historia que les comenté, solo quería poder contárselo a alguien porque desde que salí del colegio no hablo mucho con mis amigas y con mis compañeros de música no hay tanta confianza. Gracias a los que leyeron entera y a los que no igual. ¿Alguien tiene alguna experiencia con gatos? ¿Alguna historia parecida?

6 comentarios:

  1. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!
    Ya la habia leido ajajaj ahora si que puedo comentar :D
    Yo nunca he tenido gatos y no me encantan pero pa los ratos verlos y darle cariño esta bien,
    me gustan mas los perros, peces, tortugas yyy no se que mas animales me gusta :o de mascota, es que a mami no les gusta ningguno, al menos no en la casa u.u asi que tampoco puedo tener.. Por muchos años tuve a campeon, un perrito y se murio y ya no hemos tenido nada.
    Te he nominado a un premio en mi blog :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :3 Por esto la volví a subir :3 me encanta cuando en los comentarios me cuentan cosas *soy chismosa :c*
      Campeon es un lindo nombre para un perro, a mi también me gustan los perros pero por cosas de la vida ahora tenemos gatos (jamás me imagine que mi mamá nos dejara tener animales -creo que ni ella se lo imaginó-).. siempre me habían gustado los gatos pero desde lejos y ahora todo es raro xD.. Ojalá pronto tengas mascota y tu mamá seda un poco.. :3

      ¡Gracias por comentar! Y justo hace un momento me pasé por tu blog y vi la nominación ¡Gracias por eso también!

      Eliminar
  2. Què triste, tambièn algunas perras hacen eso. La de mi mamà matò a sus 4 crìas, fue una escena espantosa porque ya estaban de varios dìas y tuvimos que limpiar todo antes que llegara mi hermanito de la escuela. Fue muy difìcil explicarle la ausencia de los cachorros, asì que te entiendo y entiendo a tu mamà, porque esa perra màs nunca pudo estar en nuestra presencia, al punto que la regalaron. Y otra cosa, el nombre ôreo es super lindo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¿Nueva por aquí? Bienvenida a mi -humilde- blog.. Si, fue un poco triste, dure con la pena como una semana pero supongo que así son las cosas y si eso era lo que tenía que pasar para salvar a Luna (el gatito rescatado) entonces hay que aceptarlo.. Una pena también lo de tu historia, no pensé que fuera tan común eso de que las maten, me imagino esa escena -si yo solo vi uno ustedes los 4-..

      Yo he tratado de poner a Charlie en los mejores términos con mi mamá porque no quiero que le deje de dar de comer -me da cosa que se muera de hambre- pero toda mi familia esta un poco reacia, algo es seguro: Nada va a ser como antes con ella.. no quisiera llegar a esos extremos de regalarla o dejarla porque soy muy sentimental en ese sentido (y en todos) así que...
      Oreo era lindo igual que su nombre :3 Se lo colocamos porque amamos las oreos.. supongo que esta en el "cielo de los gatos"..

      ¡Saludos! Y gracias por quedarte por aquí ¡Nos leemos!

      Eliminar
  3. ¡Hola Mariana!
    Me parece un gesto muy bonito cuidar de un animal, y por suerte encontró una dueña y más estando embarazada. Es muy triste lo de Oreo pero es lo normal que siendo tan pequeños se mueran.
    Me alegra que no le cojas rencor a la madre y que los cuides.
    ¡Nos leemos! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que si, todos morimos, y más esas criaturas que son super-débiles cuando nacen, y así es la naturaleza, aunque este en casa no puede ser controlada.. Afortunadamente ya mi madre cambio su pensar sobre Charlie, creo que ya no la culpa y eso me alegra, no creo que sea su culpa.. es lo que es.. ¡Nos leemos!

      Eliminar

Santa Template by Mery's Notebook © 2014