Reseña | Zafiro, Kerstin Gier


Nombre original: Saphirblau

Año de publicación: 2009


Trilogía: Piedras preciosas (#2)


Editorial: Montena     Paginas: 236



Sinopsis

   Gwen vive en una nube... ¡con Gideon! 

Aunque es muy consciente de que el amor entre dos viajeros en el tiempo puede guardar sorpresas traicioneras. Por suerte, tiene muy buenos consejeros: su mejor amiga, Leslie, su compinche, James el fantasma, y Xemenius, una gárgola que se mete en bastantes líos. Además, Gwen y Gideon tienen problemas más importantes de los que ocuparse... Por ejemplo, salvar el mundo. O aprender a bailar un minué (que no es nada fácil). Sin embargo, ambos deberán entender que el amor tendría que pasar por delante de lo demás; sobre todo cuando caigan en las redes del Conde de Saint Germain...

OPINIÓN
(Contiene spoiler del libro anterior)


   Como dije en mi reseña de Rubí, el primer libro de esta serie me gustó a medias, si bien me encantaron los personajes no conecte del todo con la historia por la rapidez en que fue contada, pero al leer Zafiro, algo paso -¿tal vez me volví fan?-, ahora siento que la primera parte debía ser así para que las otras dos tuvieran un punto de inicio... me han llevado al lado oscuro.

Quien cree en casualidades no ha comprendido el poder del destino.

¿Que pasa cuando descubres que tu vida no era tan normal como creías? Para Gwen últimamente la vida a sido un sube y baja de emociones: Primero descubre que después de todos los años que paso entrenando su prima Charlotte para convertirse en Rubí es ella la que tiene el condenado gen del viaje en el tiempo y encima viene Gideon (Diamante) y le da un beso "de lo más romántico" para después volver a comportarse como el mismo controlador de siempre. 

Antes debo decir que me quedó un trauma con el final de Rubí ¡¿Como nos corta en pleno beso?! Aunque Gwen dijo que se iba a desmayar la que estaba a punto de desmayarme era yo. Lo bueno es que en este libro la historia sigue exactamente donde terminó el anterior. Luego del beso que Gideon le da, este se muestra ¿neutro? -no se como describirlo-, más enfocado en llegar al cuartel que en hablar sobre eso, y claro, luego va y le da otro beso para confundirla -y confundirme- más de lo que ya estaba. 


Pero en vez de terminar de disfrutar ese momento, Gwen empuja a Gideon y no precisamente porque no le gustara el beso, sino porque en ese momento son interrumpidos por nada más y nada menos que Xemerius, un daemon gárgola que pronto se da cuenta de que Gwen puede verle, para disgusto de esta.

Pero luego descubre que Xemerius no es tan malo como parece, con decirles que es uno de mis personajes favoritos, y sabe muchas cosas, además como espía queda de maravilla (y si que le servirá a Gwen para esto). 


-¿Hay algo que no sepas hacer?
-¡No! Puedes tomarme tranquilamente por un Dios.

Aquí todo se vuelve un poco más complejo, resulta que el Conde de Saint Germain dispone que Gwen debe asistir a diversos encuentros con él (en público y en privado) y eso a Gwen la espanta (y no es para menos recordando que casi la estrangula en su primer encuentro). Así que mientras Gwendolyn busca las respuestas que nadie parece querer darle, se ve bombardeada por problemas por todos lados, de amorosos en adelante.
 |SPOILER ALERTHablemos de Gideon: en este libro me da mucha pena por el, y es porque lo entiendo perfectamente, el esta confundido por todo lo que siente, la relación con Gwen restaría más que negada a los ojos de todos en el presente y por más que el quiera confiar en ella se encuentra con todos los cabos sueltos que ella va dejando cuando quiere averiguar la verdad, le entiendo... pero aún así no lo soporto. 
 Esta bien que el chico este confundido pero no es para que a los cinco minutos de los besos y abrazos venga y se comporte con Gwen como si fuera una traidora de primera -y más cuando en parte el lo ha sido siempre-. Así que en el sentido de la relación aplaudo a la autora, ha convertido un inicio común en un verdadero drama, que aunque tiene mucho de tragedia, aún así me gusta más que el convencional: Te amo, también te amo, jamás te mentiría, ahhh, amor *se empalaga* Prefiero las relaciones amor-odio
Y no es por sonar muy fangirl pero: Las partes en las que se besan o pasa algo entre ellos, ya sea que los acerque más o los aleje, son maravillosas.. me producen mariposas a montón. 
Oficialmente estoy super identificada con Gwen, porque tenemos casi la misma edad (bueno, ambas teníamos 16, hasta que yo la rebasé esta semana) y porque creo que en una situación así yo sería igual que ella, además en su personalidad encuentro mucho de mi, sobretodo en su torpeza y en que por más que no quiere llamar la atención la toman como si quisiera, siempre la están juzgando y tiene todos esos pensamientos de adolescente, que comprendo tanto -creo que me fui demasiado a lo personal que ha lo que respecta al libro, lo siento-. 
 Respecto al Conde no consigo formarme una opinión de él, es aún un misterio en mi cabeza, me tiene al filo del asiento cada vez que entra en acción |FIN SPOILER|
Como continuación esta muy bien estructurado, sigue fiel a la primera impresión que se nos mostró de los personajes, se incluyen unos nuevos y otros empiezan a tomar más protagonismo, así que en ese aspecto de la narrativa esta perfecto. Lo noté mucho más lento que el anterior -en el buen sentido- y aunque no agrega tanto a la historia como la primera parte si se encarga de tratar de dar explicación a todos los misterios que quedaron sueltos.

No puedo dejar de hablar de el, la cosa que tienen los personajes entre ellos es algo que me encanta, es una especie de tensión, primero están bien, luego a pelear de nuevo, pero sin dejar olvidada la trama de misterio, es perfecto como armoniza todo. 
Si leíste Rubí y no estas muy convencido de seguir con la trilogía, piénsalo un poco más, porque puedes llevarte una sorpresa muy amena con Zafiro.
PUNTUACIÓN
Mucho mejor que el anterior, me alegro de haber seguido con la serie.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Santa Template by Mery's Notebook © 2014